Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


jueves, 24 de mayo de 2018

Letanías de nuestro Señor Jesucristo, Sacerdote y Víctima


 


Las siguientes letanías son las que rezaba san Juan Pablo II en el seminario de Cracovia, su tierra natal. La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos aprobó el texto en su original latino el 30 de mayo de 2013 (Prot. N 1050/11/L, in Notitiae, vol. 49 (2013), n° 5-6, p. 236-247), junto con el de las letanías del Santísimo Sacramento (que he publicado en otra entrada). Más abajo, comparto también con el lector la traducción española realizada por la Congregación para el Clero:


LITANIAE DE DOMINO NOSTRO IESU CHRISTO SACERDOTE ET VICTIMA
 I
A.

Kyrie, eleison

Christe, eleison

Kyrie, eleison 

Christe, audi nos

Christe, exaudi nos 
Vel B:

Pater de caelis, Deus, miserere nobis
Fili, Redemptor mundi, Deus, miserere nobis
Spiritus Sancte, Deus, miserere nobis
Sancta Trinitas, unus Deus, miserere nobis
II
Iesu, Sacerdos et Victima, miserere nobis
Iesu, Sacerdos in aeternum secundum ordinem Melchisedech, miserere nobis
Iesu, Sacerdos quem misit Deus evangelizare pauperibus, miserere nobis
Iesu, Sacerdos qui in novissima cena formam sacrificii perennis instituisti, miserere nobis
Iesu, Sacerdos semper vivens ad interpellandum pro nobis, miserere nobis
Iesu, Pontifex quem Pater unxit Spiritu Sancto et virtute, miserere nobis
Iesu, Pontifex ex hominibus assumpte, miserere nobis
Iesu, Pontifex pro hominibus constitute, miserere nobis
Iesu, Pontifex confessionis nostrae, miserere nobis
Iesu, Pontifex amplioris prae Moysi gloriae, miserere nobis
Iesu, Pontifex tabernaculi veri, miserere nobis
Iesu, Pontifex futurorum bonorum, miserere nobis
Iesu, Pontifex sancte, innocens et impollute, miserere nobis
Iesu, Pontifex fidelis et misericors, miserere nobis
Iesu, Pontifex Dei et animarum zelo succense, miserere nobis
Iesu, Pontifex in aeternum perfecte, miserere nobis
Iesu, Pontifex qui per proprium sanguinem caelos penetrasti, miserere nobis
Iesu, Pontifex qui nobis viam novam initiasti, miserere nobis
Iesu, Pontifex qui dilexisti nos et lavisti nos a peccatis in sanguine tuo, miserere nobis
Iesu, Pontifex qui tradidisti temetipsum Deo oblationem et hostiam, miserere nobis
Iesu, Hostia Dei et hominum, miserere nobis
Iesu, Hostia sancta et immaculata, miserere nobis
Iesu, Hostia placabilis, miserere nobis
Iesu, Hostia pacifica, miserere nobis
Iesu, Hostia propitiationis et laudis, miserere nobis
Iesu, Hostia reconciliationis et pacis, miserere nobis
Iesu, Hostia in qua habemus fiduciam et accessum ad Deum, miserere nobis
Iesu, Hostia vivens in saecula saeculorum, miserere nobis

Propitius esto! parce nobis, Iesu
Propitius esto! exaudi nos, Iesu
III

A temerario in clerum ingressu, libera nos, Iesu
A peccato sacrilegii, libera nos, Iesu
A spiritu incontinentiae, libera nos, Iesu
A turpi quaestu, libera nos, Iesu
Ab omni simoniae labe, libera nos, Iesu
Ab indigna opum ecclesiasticarum dispensatione, libera nos, Iesu
Ab amore mundi eiusque vanitatum, libera nos, Iesu
Ab indigna Mysteriorum tuorum celebratione, libera nos, Iesu
III
Per aeternum sacerdotium tuum, libera nos, Iesu
Per sanctam unctionem, qua a Deo Patre in sacerdotem constitutus es, libera nos, Iesu
Per sacerdotalem spintum tuum, libera nos, Iesu
Per ministerium illud, quo Patrem tuum super terram clarificasti, libera nos, Iesu
Per cruentam tui ipsius immolationem semel in cruce factam, libera nos, Iesu
Per illud idem sacrificium in altari quotidie renovatum, libera nos, Iesu
Per divinam illam potestatem, quam in sacerdotibus tuis invisibiliter exerces, libera nos, Iesu
V
Ut universum ordinem sacerdotalem in sancta religione conservare digneris, te rogamus, audi nos
Ut pastores secundum cor tuum populo tuo providere digneris, te rogamus, audi nos
Ut illos spiritus sacerdotii tui implere digneris, te rogamus, audi nos
Ut labia sacerdotum scientiam custodiant, te rogamus, audi nos
Ut in messem tuam operarios fideles mittere digneris, te rogamus, audi nos
Ut fideles mysteriorum tuorum dispensatores multiplicare digneris, te rogamus, audi nos
Ut eis perseverantem in tua voluntate famulatum tribuere digneris, te rogamus, audi nos
Ut eis in ministerio mansuetudinem, in actione sollertiam et in orationem constantia concedere digneris, te rogamus, audi nos
Ut per eos sanctissimi Sacramenti cultum ubique promovere digneris, te rogamus, audi nos
Ut qui tibi bene ministraverunt, in gaudium tuum suscipere digneris, te rogamus, audi nos

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, parce nobis, Domine
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, exaudi nos, Domine
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis, Domine

Iesu, Sacerdos, audi nos
Iesu, Sacerdos, exaudi nos.

Oremus

Ecclesiae tuae, Deus, sanctificator et custos, suscita in ea per Spiritum tuum idoneos et fideles sanctorum mysteriorum dispensatores, ut eorum ministerio el exemplo christiana plebs in viam salutis te protegente dirigatur. Per Christum Dominum nostrum. Amen.

Deus, qui ministrantibus et ieiunantibus discipulis segregari iussisti Saulum et Barnabam in opus ad quod assumpseras eos, adesto nunc Ecclesiae tuae oranti, et tu, qui omnium corda nosti, ostende quos elegeris in ministerium. Per Christum Dominum nostrum. Amen. 

 
Letanías de Nuestro Señor Jesucristo Sacerdote y Víctima (en español )

Señor ten piedad
Señor ten piedad

Cristo ten piedad
Cristo ten piedad 

Señor ten piedad
Señor ten piedad 

Cristo óyenos
Cristo óyenos 

Cristo escúchanos
Cristo escúchanos 

Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros
Dios, Espíritu Santo, ten piedad de nosotros
Trinidad Santa, un solo Dios, ten piedad de nosotros

Jesús, Sacerdote y Víctima, ten piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec, ten piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote que Dios envió a evangelizar a los pobres, ten piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote que en la última cena instituiste el sacrificio perenne, ten piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote siempre vivo para interceder por nosotros, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontifice a quien el Padre ungió con el Espíritu Santo y la virtud, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice entresacado de los hombres, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice constituido a favor de los hombres, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice de nuestra confesión, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice más alto que la gloria de Moisés, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice del verdadero tabernáculo, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice de los bienes futuros, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice santo, inocente y sin pecado, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice fiel y misericordioso, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice divino y lleno de celo por las almas, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice de eterna perfección, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice que por tu sangre llegaste a los cielos, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice que nos enseñaste un camino nuevo, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice que nos amaste y que lavaste nuestros pecados con tu sangre, ten piedad de nosotros
Jesús, Pontífice que te entregaste a Dios como hostia de oblación, ten piedad de nosotros
Jesús, Hostia de Dios y de los hombres, ten piedad de nosotros
Jesús, Hostia santa e inmaculada, ten piedad de nosotros
Jesús, Hostia mansueta, ten piedad de nosotros
Jesús, Hostia pacífica, ten piedad de nosotros
Jesús, Hostia de propiciación y de alabanza, ten piedad de nosotros
Jesús, Hostia de reconciliación y de paz, ten piedad de nosotros
Jesús, Hostia para llegar a Dios con toda confianza, ten piedad de nosotros
Jesús, Hostia viviente para siempre, ten piedad de nosotros

Sé propicio, ten compasión de nosotros, Jesús
Sé propicio, escúchanos, Jesús

Del temor a la vocación sacerdotal, líbranos, Jesús
Del pecado de sacrilegio, líbranos, Jesús
Del espíritu de lascivia, líbranos, Jesús
e los pensamientos impuros, líbranos, Jesús
Del pecado simoníaco, líbranos, Jesús
De la indigna dispensación del ministerio, líbranos, Jesús
Del amor al mundo y a sus vanidades, líbranos, Jesús
De la indigna celebración de tus Misterios, líbranos, Jesús
Por tu eterno sacerdocio, líbranos, Jesús
Por la santa unción con la que fuiste consagrado sacerdote por Dios Padre, líbranos, Jesús
Por tu espíritu sacerdotal, líbranos, Jesús
Por el ministerio con el que clarificaste a tu Padre, líbranos, Jesús
Jesús, por tu sacrificio cruento hecho una vez para siempre, líbranos, Jesús
Por tu sacrificio renovado cada día en los altares, líbranos, Jesús
Por aquella tuya potestad, que reviste invisiblemente a tus sacerdotes, líbranos, Jesús

Para que conserves en la santa religión al universo orbe sacerdotal, te rogamos, escúchanos
Para que los pastores apacienten tu grey según tu corazón, te rogamos, escúchanos
Para que los llenes de tu espíritu sacerdotal, te rogamos, escúchanos
Para que los labios sacerdotales proclamen tu ciencia, te rogamos, escúchanos
Para que envíes obreros que fielmente cultiven tu mies, te rogamos, escúchanos
Para que te dignes multiplicar los dispensadores de tus misterios, te rogamos, escúchanos
Para que perseveren siempre en tu voluntad, te rogamos, escúchanos
Para que perseveren en su ministerio con docilidad, sean prontos a donarse y constantes en la oración, te rogamos, escúchanos
Para que por ellos se promueva el culto al Santísimo Sacramento, te rogamos, escúchanos
Para que quienes han sido fieles al ministerio reciban el premio eterno, te rogamos, escúchanos

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos Señor
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros

Jesús, Sacerdote, óyenos
Jesús, Sacerdote, escúchanos

Oremos. 
Oh, Dios, Santificador y Guía de tu Iglesia, suscita en ella, mediante tu Espíritu, idóneos y fieles dispensadores de tus misterios, para que, bajo tu protección, con su ministerio y con el ejemplo, acompañen a todos los cristianos hacia el camino de la salvación. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Oh, Dios, que mandaste escoger entre aquellos discípulos que oraban y ayunaban a Saulo y a Bernabé para el ministerio por ti escogido, haz lo mismo ahora con tu Iglesia orante y tú, que conoces nuestros corazones, muéstranos a quienes eliges para tu ministerio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.


24 de mayo de 2018, en algunos lugares, fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote. Entrada dedicada a Él.



Dedicación de la Basílica de San Francisco de Asís: himnos litúrgicos

 



Cada 24 de mayo, la Familia Franciscana celebra la "fiesta" de la Dedicación de la Basílica de San Francisco de Asís. Estos son los himnos litúrgicos propios:



Oficio de lectura

Piedra angular es tu cuerpo,
oh, seráfico Francisco,
la tumba, primera iglesia,
tú, la herencia de tus hijos.

Sobre ti, segunda iglesia
de virtudes adornada,
la humildad y la pobreza
celosamente guardadas.

Tercera iglesia de luz,
anticipo de la gloria.
En el monte Paraíso
las tres guardan tu memoria.

Gloria al Padre, Dios eterno,
gloria a su único Hijo,
gloria al Espíritu Santo
por los siglos de los siglos. Amén.



Laudes


Sobre el monte Paraíso
el templo de Dios se eleva,
como el fuego de la aurora,
a la tierra toda incendia.

Guarda celoso en sus muros
la riqueza de la herencia,
el principio del camino
de la humildad y pobreza.

Iglesia madre, anticipo
de la Iglesia celestial,
que en el cuerpo de Francisco
tiene su piedra angular.

Esperanza siempre nueva.
Sólo Cristo es su esplendor.
Impulso pleno naciente
de todo hermano menor.

Loado seas por siempre,
loado seas, mi Señor;
sé loado en este templo,
cuna de paz y de amor. Amén.

 

Vísperas

Loado, mi Señor, por los humildes,
que siguieron las huellas de tu Hijo,
loado por la gloria que mostraste
en Francisco, pequeño y pobrecillo.

Loado por el pobre y el que sufre,
y a tu trono lo elevas complacido,
por Francisco, llagado en alma y cuerpo,
en el que Cristo vuelve redivivo.

En quien fuera en la tierra hermano humilde
resplandece la gloria del Altísimo,
irradia su sepulcro bendiciones.
de tierra y cielos nuevos anticipo.

Su templo es hontanar de gozo y luz,
tesoro que nos deja enriquecidos,
lo levantó la Iglesia y lo bendice
con amor al más fiel de entre sus hijos.

Alegraos, hermanos, de tal padre,
por él load a Dios y bendecidlo,
ensalcemos su gracia generosa,
que nos hace su hogar y templo vivo. Amén.


24 de mayo de 2018, para los franciscanos, fiesta de la Dedicación de la Basílica de San Francisco de Asís. Entrada dedicada al Poverello d´Assisi.

Resultado de imagen para francisco de asis miniatura

domingo, 20 de mayo de 2018

Letanías al Espíritu Santo




Un antiguo libro de oraciones, el Fasciculus Sacrarum Orationum et Litaniarum ad usum quotidianum Christiani hominis, ex sanctis Scripturis et Patribus collectus, de 1612, contiene el siguiente formulario de letanías al Espíritu Santo (pp. 124-137), que he querido transcribir, en un deseo de rescatar del olvido algunas piezas preciosas de la liturgia y de la piedad católicas:


LITANIAE AD SPIRITUM SANCTUM 


Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad,
Señor, ten piedad,

Espíritu Santo, óyenos
Espíritu Santo, escúchanos
Espíritu Paráclito, escúchanos.

Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros (esta respuesta se repite en las siguientes invocaciones)

Dios Hijo Redentor del mundo,
Dios Espíritu Santo,
Santa Trinidad, un solo Dios,

Espíritu de verdad,
Espíritu de sabiduría, 
Espíritu de entendimiento,
Espíritu de fortaleza,
Espíritu de piedad,
Espíritu de recto consejo,
Espíritu de ciencia,
Espíritu de santo temor,
Espíritu caridad,
Espíritu de gozo,
Espíritu de paz,
Espíritu de paciencia,
Espíritu de benignidad,
Espíritu de bondad,
Espíritu de longanimidad,
Espíritu de mansedumbre,
Espíritu de fe y esperanza,
Espíritu de modestia,
Espíritu de continencia,
Espíritu de castidad,
Espíritu de humildad,
Espíritu de prudencia,
Espíritu de vida y salud,
Espíritu de todas las virtudes,
Espíritu de multiforme gracia,
Espíritu de adopción de los hijos de Dios,
Purificador de nuestras almas,
Santificador y Rector de la Iglesia Católica,
Escrutador de nuestras mentes y de nuestras conciencias,
Distribuidor de dones celestes,
Conocedor de las acciones y pensamientos de nuestros corazones,
Refugio seguro contra toda adversidad,
Dulzura de los que se dedican a servirte,
Poder de los que a Ti acuden,
Corona de la perfección,
Gozo de los ángeles,
Lámpara de los Patriarcas,
Inspirador de los Profetas,
Boca sabia de los Apóstoles,
Victoria de los Mártires,
Ciencia de los que viven su fe,
Pureza de las Vírgenes,
Unción de todos los santos,

Senos propicio, perdónanos, Espíritu Santo.
Senos propicio, escúchanos, Espíritu Santo.

De todo mal, líbranos, Espíritu Santo (esta respuesta se repite en las siguientes invocaciones)

De todo pecado,
De todas las tentaciones e insidias del Diablo,
De toda presunción y desesperación,
De la negación de la verdad conocida,
De la envidia de la gracia del hermano,
De toda obstinación e impenitencia,
De toda negligencia y torpeza,
De toda inmundicia de la mente y del cuerpo,
De todas las herejías y errores,
De todo mal espíritu,
De la muerte eterna,

Por tu eterna Procesión del Padre y del Hijo,
Por la prodigiosa Encarnación del Hijo de Dios de la que fuiste Artífice,
Por tu descenso sobre Cristo bautizado,
Por tu santa aparición en la Transfiguración del Señor,
Por tu Venida sobre los discípulos de Cristo,
En el Día del Juicio,

Nosotros, que somos pecadores, te rogamos, óyenos (esta respuesta se repite en las siguientes invocaciones)

Para que nos perdones,
Para que te dignes vivificar y santificar a los miembros de la Iglesia,
Para que te dignes congregar a todos los pueblos en la fe católica,
Para que te dignes, con la santa eficacia de tu gracia, prevenir, acompañar y llevar a buen término todo lo que emprendamos,
Para que te dignes otorgarnos los dones de la piedad  y de la oración verdaderas,
Para que te dignes santificar y orientar hacia Ti todos nuestros pensamientos, palabras y obras,
Para que te dignes acrecentar en nosotros la humildad y la virtud auténticas,
Para que te dignes aumentar en nosotros el empeño por la santa pobreza,
Para que te dignes plantar en nosotros los dones de la mansedumbre y la paciencia,
Para que te dignes concedernos la gracia de las lágrimas,
Para que te dignes hacernos aspirar constantemente a la auténtica justicia,
Para que te dignes inspirar en nosotros sentimientos sinceros de misericordia y caridad,
Para que te dignes crear en nosotros un espíritu nuevo y un corazón puro,
Para que te dignes conferirnos tranquilidad y paz genuinas,
Para que te dignes hacernos dignos y fuertes en las persecuciones toleradas por la justicia,
Para que te dignes confirmarnos en tu gracia,
Para que te dignes admitirnos en la Asamblea de tus elegidos, 
Para que te dignes escucharnos,
Espíritu de Dios, 

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, infunde en nosotros el Espíritu Santo.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, envía a nosotros la Promesa del Padre: el Espíritu Santo.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, danos el Espíritu Bueno.

Espíritu Santo, óyenos. 
Espíritu Santo, escúchanos,

Padrenuestro.

V. Envía, Señor, tu Espíritu, y serán creados.
R. Y renovarás la faz de la Tierra.

V. Crea en mí, Dios mío, un corazón puro.
R. Y renueva en mí tu Espíritu de rectitud,

V. No me escondas tu Rostro.
R. Y no apartes de mí tu Santo Espíritu.

V. Devuélveme la alegría de tu salvación.
R. Confírmame con tu Espíritu soberano.

V. La gracia del Espíritu Santo.
R. Ilumine nuestros sentidos y corazones.

V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor. 

Oraciones

Dios, que te dignaste ilustrar los corazones de tus fieles con la claridad del Espíritu Santo, concédenos que, animados por ese mismo Espíritu, sepamos juzgar y obrar con rectitud y disfrutemos siempre de sus celestiales consuelos. 

Señor, te rogamos que el Paráclito que de Ti procede nos ilumine y nos revele toda la verdad, según la promesa de tu Hijo.

Danos, Señor, la fuerza del Espíritu Santo que purifique nuestros corazones y nos libre de toda adversidad.

Dios, anhelo de todo corazón y voluntad, para Quien nada permanece en secreto, purifica nuestros pensamientos con la efusión de tu Espíritu Santo, para que amando lo que es perfecto, merezcamos alabarte dignamente.

Dios Todopoderoso y Eterno, cuyo Espíritu rige y santifica todo el Cuerpo de la Iglesia, escucha a los que te suplicamos desde cualquier parte, para que con el don de tu gracia, te sirvamos fielmente. Por nuestro Señor Jesucristo...

V. Bendigamos al Señor.
R. Demos gracias a Dios.

V. Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia divina, descansen en paz.
R. Amén.


20  de mayo de 2018, solemnidad de Pentecostés. Entrada dedicada a Dios Espíritu Santo.


domingo, 13 de mayo de 2018

Letanías a la Vida y Pasión de Cristo Señor


Resultado de imagen para icono cristo muerto y resucitado


Un antiguo libro de oraciones, el Fasciculus Sacrarum Orationum et Litaniarum ad usum quotidianum Christiani hominis, ex sanctis Scripturis et Patribus collectus, de 1612, contiene el siguiente formulario de letanías a la Vida y Pasión de Cristo (pp. 96-109), que he querido transcribir, en un deseo de rescatar del olvido algunas piezas preciosas de la liturgia y de la piedad católicas:
 
LITANIAE AD CHRISTUM DOMINUM (De Vita et Passionne Christi)


Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad


Dios Padre Celestial, ten misericordia de nosotros (en las siguientes invocaciones a las Divinas Personas, se responde igual)

Dios Hijo, Redentor del mundo, 

Dios Espíritu Santo, 

Santa Trinidad, un solo Dios,

Jesús, Sabiduría eterna,
Jesús, nacido de María Virgen,
Jesús, adorado por tu Madre,
Jesús, envuelto en pañales,
Jesús,reclinado en un pesebre,
Jesús, amamantado por el seno virginal,
Jesús,  reconocido por los pastores en un pesebre, 
Jesús, circuncidado bajo la ley,
Jesús, adorado por los Magos,
Jesús, presentado en el Templo,
Jesús, llevado a Egipto,
Jesús, buscado y amenazado a muerte por Herodes,
Jesús, criado en Nazaret,
Jesús, hallado en el Templo a los doce años,
Jesús, sujeto a tus padres,
Jesús, bautizado en el Jordán,
Jesús, tentado en el desierto,
Jesús, que viviste entre los hombres,
Jesús, odiado por nada,
Jesús, ultrajado con agravios,
Jesús, transfigurado en el Monte ante los padres (Moisés y Elías), 
Jesús, dulce Rey de Jerusalén,
Jesús, vendido por treinta monedas,
Jesús, inclinado ante los pies de los discípulos (para lavárselos),
Jesús, postrado en oración,
Jesús, confortado por el ángel,
Jesús, impregnado con sudor de Sangre en tu agonía,
Jesús, traicionado por Judas,
Jesús, despreciado por tus seguidores,
Jesús, presentado ante Anás y Caifás,  
Jesús, abofeteado por el alguacil del Sumo Sacerdote,
Jesús, acusado por falsos testigos,
Jesús, juzgado como reo,
Jesús, salivado en el Rostro,
Jesús, con los ojos cubiertos,
Jesús, salvajemente golpeado,
Jesús, negado por Pedro,
Jesús, entregado como prisionero por Pilato,
Jesús, despreciado y escarnecido,
Jesús, revestido con una túnica blanca,
Jesús, pospuesto a Barrabás,
Jesús, flagelado con crueldad,
Jesús, triturado por nuestros crímenes,
Jesús, tratado como un leproso,
Jesús, revestido con un manto púrpura, 
Jesús, coronado de espinas,
Jesús, herido con una caña,
Jesús, cuya Crucifixión pidieron los judíos,
Jesús, condenado a muerte ignominiosa,
Jesús, librado a la voluntad de Judas,
Jesús, cargado con el peso de la Cruz,
Jesús, conducido como oveja al matadero,
Jesús, despojado de tus vestiduras,
Jesús, fijado con clavos a una Cruz,  
Jesús, masacrado por nuestras iniquidades,
Jesús, que oraste al Padre por tus verdugos,
Jesús, considerado un criminal,
Jesús, blasfemado y mofado en la Cruz,
Jesús, provocado con insolencia por el ladrón impenitente,
Jesús, que prometiste el Paraíso al buen ladrón arrepentido,
Jesús,  que encomendaste Juan a tu Madre como hijo, 
Jesús,Jesús, a Quien dieron de beber hiel y vinagre,
Jesús, que en Ti diste cumplimiento a todas las Escrituras,   
Jesús, que encomendaste el Alma a tu Padre,
Jesús, hecho obediente hasta la muetre en Cruz,
Jesús, atravesado por la lanza,
Jesús, hecho propiciación para nosotros,
Jesús, depuesto de la Cruz,
Jesús, resucitado gloriosamente de entre los muertos,
Jesús, que ascendiste al Cielo,
Jesús, nuestro Abogado ante el Padre,
Jesús, que enviaste el Espíritu Paráclito a los discípulos,
Jesús, que exaltaste a tu Madre sobre los coros de los ángeles,
Jesús, que vendrás a juzgar a los vivos y a los muertos,

Senos ´propicio, perdónanos, Señor
Senos propicio, escúchanos, Señor

De todo mal, líbranos, Señor (esta respuesta se repite en las siguientes invocaciones)
De todo pecado,
De la ira, el odio y la mala voluntad,
De la peste, el hambre y la guerra, 
De los peligros de la mente y del cuerpo,
De la muerte eterna,
Por tu santísima Concepción,
Por tu milagroso Nacimiento,
Por tu humilde Circuncisión ,
Por tu Bautismo y tu santo Ayuno,
Por tus trabajos y vigilias,
Por tu flagelación y coronación dolorosas,
Por tu sed, lágrimas y desnudez,
Por tu preciosa Muerte en la Cruz,
Por tu Resurrección y Ascensión gloriosas,
Por la efusión del Espíritu Santo Paráclito,
En el Día del Juicio,

Nosotros, que somos pecadores, te rogamos, óyenos (esta respuesta se repite en las siguientes invocaciones)
Para que nos perdones,
Para que seas indulgente con nosotros,
Para que nos hagas indulgentes con los demás,
Para que por tu clemencia, infundas en nuestros corazones la gracia del Espíritu Santo,
Para que protejas y acrecientes a tu Santa Iglesia,
Para que reúnas y conserves en el temor de tu Santo Nombre a todos los pueblos,
Para que nos des la paz, humildad y caridad verdaderas,
Para que nos des la perseverancia en la gracia y en tu santo servicio,
Para que nos libres de los pensamientos maliciosos, de las tentaciones del demonio y de la condenación perpetua,
Para que nos asocies a la Asamblea de tus santos,
Para que te dignes escucharnos,

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros.

 
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

 
Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.


Padrenuestro...


V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo.

V. Recuerda, Señor, tu misericordia.
R. Que es eterna.

V. Mira mi humildad y mi trabajo.
R. Y perdona todos mis delitos.

V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor.

Oraciones

Danos tu gracia, Señor, que nos purifique de todos nuestros pecados y acreciente nuestra caridad.

Infunde, Señor, en nuestros corazones, la luz de tu sabiduría, para que te conozcamos verdaderamente y te amemos fielmente.

Míranos, Dios, protector nuestro, y protégenos de las asechanzas de nuestros enemigos, para que, libres de toda perturbación y con tranquilidad de espíritu, por tu bondad, te sirvamos con tranquilidad de conciencia.

Oh, Dios, cuya Misericordia es infinita y cuyos tesoros de compasión no tienen límites, míranos con tu favor y aumenta tu Misericordia dentro de nosotros, para que en nuestras grandes ansiedades no desesperemos, sino que siempre, con gran confianza, nos conformemos con tu Santa Voluntad, la cual es idéntica a tu Misericordia. Por nuestro Señor Jesucristo, Rey de Misericordia, Quien Contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

V. Bendigamos al Señor.
R. Demos gracias a Dios.

V. Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia divina, descansen en paz.
R. Amén.


13 de mayo de 2018, solemnidad de la Ascensión del Señor. Entrada dedicada a Cristo en este misterio.