Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 25 de septiembre de 2017

Guion: Domingo XXVI del Tiempo Ordinario


 


Ciclo A

Introducción

Hermanos, la multiplicidad de nuestros sentimientos y voces se hacen una sola cosa cada vez que nos reunimos para la Santa Misa. Nunca como en esta asamblea dominical se hace más patente la realidad de que somos miembros de un solo Cuerpo, cuya Cabeza es el mismo Cristo.

Por eso, oramos unos por otros, y todos nos ofrecemos al Padre junto a la Ofrenda de su Hijo Jesús.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Ez. 18, 25-28

La profecía de Ezequiel nos presenta a un Dios justo y misericordioso -más lo segundo que lo primero-, dispuesto a acoger con su abrazo paterno al pecador arrepentido. El salmo que sigue a la lectura retoma la idea, convirtiéndola en plegaria dirigida al Señor.

Segunda lectura: Flp. 2, 1-11

Por rebajarse a una muerte de Cruz, Jesucristo mereció ser exaltado por su Padre, y nos elevó a todos Consigo, haciendo de nosotros, hijos y herederos del Reino Celestial.

Evangelio: Mt. 21, 28-32

"La parábola evangélica -que estamos por escuchar- enseña que en el trabajo se contiene la respuesta, que el hombre da a Dios con toda su vida y su comportamiento". (San Juan Pablo II, Ángelus, 27/09/81).

O bien:

"Cada uno de nosotros siente la llamada del Padre dirigida a los dos hermanos -en la siguiente parábola-: ´Ve hoy a trabajar en la viña´ (Mt 21,28).
Y cada uno de nosotros, después de haber oído esta llamada, puede comportarse como el primero o como el segundo de ellos". (Ídem supra).
Oración de los fieles

Repitamos las palabras del Salmo responsorial de hoy, en este momento en que realizamos nuestra plegaria de hijos de Dios:

R. Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna.

-Cuando veas a tu Iglesia tambaleante ante las tempestades de la hora presente, te rogamos...R.

-Cuando veas al Sumo Pontífice desoído o, peor aún, desairado por muchos creyentes y no creyentes, te imploramos...R.

-Cuando veas que las tinieblas del odio, la soberbia, y la venganza se ciernen sobre el mundo, te suplicamos...R.

-Cuando veas que en tus hijos ancianos, enfermos, refugiados, desempleados o encarcelados, se apaga la llama de la esperanza, te pedimos...R.

-Cuando veas la santa ansiedad con que las Almas del Purgatorio esperan contemplar tu Rostro glorioso, te clamamos...R.

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:
   
"Oh, Padre, siempre dispuesto a acoger a los publicanos y pecadores cuando se disponen a arrepentirse de corazón, Tú prometes vida y salvación a todo hombre que desiste de la injusticia: que tu Espíritu nos haga dóciles a tu Palabra y nos dé los mismos sentimientos de Jesús. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén".


Ofertorio

El apóstol Pablo hoy nos ha exhortado a tener los sentimientos de Cristo Jesús.
Pidamos siempre e incesantemente esa gracia al Padre, y más en este momento del Ofertorio, en que somos ofrenda junto al pan y al vino.


Comunión

La Eucaristía, Alimento de lo alto, nos eleva desde nuestra miseria hasta la grandeza del Dios que en Ella recibimos.


Despedida

Que la bendición del sacerdote, que acabamos de recibir de parte de Dios Uno y Trino, nos fortalezca y nos ilumine para vivir la semana que comienza de acuerdo con la dignidad de hijos, a la que hemos sido elevados por Cristo.


25 de septiembre de 2017, lunes de la XXV semana del Tiempo Ordinario. Entrada dedicada a Jesús, Palabra eterna del eterna del Padre.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Beato Marcos Criado, presbítero y mártir: himnos litúrgicos


 Imagen relacionada


La Orden de la Santísima Trinidad celebra la "memoria obligatoria" del beato Marcos Criado, presbítero y mártir, cada 24 de septiembre. Estos son los himnos litúrgicos propios:


Laudes

¡Oh, qué morados
son tus racimos,
qué dulces vinos,
mi viñador!
Marcos Criado
ha sido prensado
como su Amado,
su buen Señor.

Silencio verde
de la aceituna
canta la luna,
llora la tarde;
y el pecho le arde
al mártir tanto
que cáliz santo
llena su sangre.

Con una pena
que se derrama
y al cielo clama
del olivar,
suspiro alado
de enamorado
pecho horadado
que a Dios se da.

Mosto sagrado,
dulce, dorado,
purificado
en el trujal
que en vino amigo
se ha convertido
y está servido
en el altar.

Y la retama
de secas venas
como azucena
reverdeció.
Los olivares
cantan callados
y ensimismados
su adoración.

Y en el espacio,
de lira inmensa
la gloria excelsa
se oyó de Dios
y de su mártir
enamorado:
"¡Qué fiel Criado
y qué gran Señor!".


24 de septiembre de 2017, domingo XXV del Tiempo Ordinario.
Para los trinitarios, este año no tiene lugar la memoria litúrgica del beato Marcos Criado, presbítero y mártir. Entrada dedicada a él.


Prefacio propio de nuestra Señora de la Merced






La Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced celebra cada 24 de septiembre la solemnidad de la Santísima Virgen bajo esta advocación. Este es el Prefacio propio de la Misa que figura en el Misal mercedario:


 PREFACIO
 

V. El Señor este con ustedes.
R. Y con tu espíritu.

V.
Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.


Por un admirable y providente
designio de tu amor,

uniste a la gloriosa Virgen María a Cristo tu Hijo
en la obra de la salvación humana,
con tan estrecho vínculo,
que fue Madre suya amantísima
en su humilde Nacimiento,
asociada a su Pasión junto a la Cruz,
y es ahora, elevada a la gloria celeste,
Abogada nuestra
y Dispensadora de los tesoros
de la redención.

Ella cuida siempre con afecto materno
a los hermanos de su Hijo
que se hallan en peligros y ansiedad,
para que, rotas las cadenas de toda opresión,
alcancen la libertad del cuerpo y del espíritu.


Por eso con todos los ángeles y santos
entonamos tu alabanza,
y te glorificamos diciendo:

Santo, Santo, Santo...



24 de septiembre de 2017, domingo XXV del Tiempo Ordinario.
Para los mercedarios, solemnidad de Nuestra Señora de la Merced. Entrada dedicada a ella.

Nuestra Señora de la Merced: Secuencia


Resultado de imagen para virgen de la merced


La Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced celebra cada 24 de septiembre la solemnidad de la Santísima Virgen bajo esta advocación. Esta es la Secuencia litúrgica de la Misa propia:


SECUENCIA

Aplauda el escuadrón de los Cautivos,
Y la ilustre tropa de Cristianos cante
En este día cánticos solemnes,
Que el júbilo del ánimo declaren.
 
Mostremos todos juntos nuestro gozo,
Y agradecidos, este día grande
Celebremos, al ver ya quebrantadas
Las prisiones tiranas y fatales.
  
¡Ya resplandece aquel benigno día,
Digno de los aplausos celestiales,
Que de su heroica caridad nos muestra
Las más faustas, y célebres señales!
  
La Fe, a quien combaten las astucias
Del infiel, y la vida miserable
Entre tantos trabajos consumida,
Las restablece hoy la Virgen Madre.
  
La que viendo los llantos, los tormentos,
Y lamentos que sin consuelo esparcen
Los Cristianos en tan infeliz suerte,
Trata de remediarlos al instante.
  
Para sacarlos del continuo riesgo
En que viven, y de trabajos tales,
Y que se restituyan a su Patria,
Sin que fu Fe padezca algún desfalque.
  
Cuando Nolasco meditaba los medios
De poder al Cautivo libertarle,
Y a fin de hallarlos recurría al Cielo
En continua oración firme y constante.
  
La Madre de Clemencia se le muestra
Con un semblante celestial y afable,
A fin de que a los míseros Cautivos
De las cadenas sarracenas saque.
  
Y le dice, que a Ella y a su Hijo
Juntamente, será muy agradable,
Si en honra suya, y con su dulce Nombre
Un sagrado Orden de Piedad fundare.
  
Cuyo fin principal sea al Cautivo
Librar de las prisiones en que yace
Arrojado, y sacarle indemne y libre
De opresión tan tirana y lamentable.
  
Esta obra insigne de caridad rara
Ordena que puntualmente se guarde
Y para que el debido efecto tenga,
A otros la misma revelación hace.
  
Obedeciendo Pedro a su precepto
Hizo solemne voto con sus Frailes
De redimir, y de quedarse en rehenes
Si la necesidad a ello obligare.
  
Dulce Fundadora nuestra,
Muestra que eres nuestra Madre,
Y socorre a los cautivos
En tantas necesidades.
   
Aumenta la caridad,
Tu Orden logre el mayor auge,
Y hazla agradable a tu Hijo,
Puesto que Tú la fundaste.
  
Haznos siempre agradecidos
A ti: y para que en el lance
De la muerte nos salvemos
Muéstranos vuestro semblante.
Amen. Aleluya.


24 de septiembre de 2017, domingo XXV del Tiempo Ordinario.
Para los mercedarios, solemnidad de Nuestra Señora de la Merced. Entrada dedicada a ella.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Prefacio propio de San Pío de Pietrelcina, presbítero


 


El Misal de la Conferencia Episcopal Italiana ha incluido el siguiente Prefacio propio en honor del santo Padre Pío, cuya memoria litúrgica celebra el Calendario universal cada 23 de septiembre. He aquí el texto original en italiano seguido de una traducción no oficial en español:


Prefazio di San Pio da Pietrelcina

Il Signore sia con voi.
E con il tuo spirito.


In alto i nostri cuori.
Sono rivolti al Signore.


Rendiamo grazie al Signore, nostro Dio.
É cosa buona e giusta.

E’ veramente cosa buona e giusta,
nostro dovere e fonte di salvezza,
rendere grazie sempre e in ogni luogo
a te, Signore, Padre santo,
Dio onnipotente ed eterno.

Tu hai posto nel cuore di san Pio
il fuoco di una così grande carità per Cristo.
Egli, associato alla sua passione,
lo ha seguito con amore perseverando fino alla croce
e ai fratelli, afflitti da pene nell’animo e nel corpo,
ha rivelato incessantemente la divina misericordia.

E noi,
uniti alla moltitudine degli Angeli e dei Santi,
cantiamo senza fine
l'inno della tua lode:


Santo, Santo, Santo...


Traducción:

Prefacio de san Pío de Pietrelcina 

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario. 


 Realmente es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación,
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor Padre Santo, Dios todopoderoso
y eterno, por Jesucristo, nuestro Señor. 

Tú has puesto en el corazón de san Pío
el fuego de una inmensa caridad por Cristo.
Él, asociado a su Pasión,  lo ha seguido
con amor, perseverando hasta la Cruz,
y a los hermanos, afligidos por las penas
del alma y del cuerpo, les ha revelado
incesantemente la Divina Misericordia.
  
Por eso, nosotros,
unidos a la multitud de los ángeles y los santos,
cantamos el himno eterno de tu gloria...

Santo, Santo, Santo...


23 de septiembre de 2017, memoria litúrgica del santo Padre Pío de Pietrelcina, presbítero. Entrada dedicada a él.

San Pío de Pietrelcina, presbítero: himnos litúrgicos


 



Cada 23 de septiembre, la Iglesia universal celebra la "memoria obligatoria" de san Pío de Pietrelcina, presbítero. La Familia Franciscana canta en su honor los siguientes himnos:


Oficio de lectura: Del Común de santos pastores o de santos varones, para santos religiosos.


Laudes

La Cruz pascual ha hundido sus raíces
en el fecundo huerto de la Iglesia;
con Sangre de Jesús está regado
y brotan rojas rosas y azucenas.

Las cinco heridas, fuentes del Espíritu,
nos dicen que Dios ama con sus venas;
metido en esas llagas alguien sufre
y en él se quedan dentro y fuera impresas.

Efigie de Jesús Crucificado,
herido padre Pío, don y ofrenda,
en ti glorificamos al Amado
que a su misión de amor te abrió la puerta.

Un río vivo fluye de tus manos
a quien, buscando a Cristo, a ti se acerca,
y por tu diestra alzada en sacramento
los ángeles de Dios celebran fiesta.

¡Oh, buen Jesús, oh, sangre de tu padre,
en él la gratitud y gloria sea,
a Ti, Misericordia desbordada,
que en tus gloriosas Llagas nos recreas! Amén.


Vísperas

Humilde padre Pío,
clavado en Cruz con Cristo,
hermano que ama y ora
y ofrece el Sacrificio:
en ti glorificamos
los dones del Altísimo.

Tu corazón contempla
al Hijo compasivo,
y entregas absolviendo
la gracia del bautismo:
por ti decimos gracias

al Santo Jesucristo.

Amigo de dolientes,
que son tus preferidos,
tú buscas y tú encuentras
al sufrimiento alivio:
en ti reconocemos
al Médico Divino.

La Madre de las gracias
te guarda a su cobijo.
y tú vas desgranando
sin pausa tus cariños:
en ti la Iglesia siente
la fe de los sencillos.

¡A Cristo Redentor,
que a amar al hombre vino,
al Padre que Lo envía
y al Aura del principio
ascienda amor y gloria
por siglos infinitos! Amén.


23 de septiembre de 2017, memoria litúrgica de san Pío de Pietrelcina, presbítero. Entrada dedicada a él.

Hallazgo del cuerpo de santa Clara: himnos litúrgicos


 


Antiguamente, la II Orden de San Francisco, celebraba cada 23 de septiembre la Conmemoración del Hallazgo del cuerpo de santa Clara, y cantaba el siguiente himno en la Liturgia de las Horas propia:
 

Laudes

Tú mereces un canto, mi Señor,
por nuestra hermana Clara,
llevada en el fulgor del fuego
y en el salto transparente del agua.

Tú mereces un himno, mi Señor,
por nuestra hermana Clara,
que a todos llega como el sol
y como la luna estampada en el agua.

Tú mereces un salmo, mi Señor,
por nuestra hermana Clara,
que aguanta enfermedad y ama,
y resiste en alabanza como el alba.

Tú mereces un salmo, mi Señor,
por nuestra hermana Clara,
que bendijo el ser tu criatura
y muriendo en tu paz te dio su alma.

Tú mereces la gloria y el honor
por toda criatura que vive bajo el sol.
Alabanza al Hijo Jesucristo y al Padre,
y al Espíritu Santo por los siglos todo amor. Amén.

Otras horas: Del Común de Vírgenes. 


23 de septiembre de 2017, para las clarisas, antigua celebración del Hallazgo del cuerpo de santa Clara de Asís, virgen. Entrada dedicada a ella.