Buscar este blog

Cargando...

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 23 de enero de 2017

Guion: Domingo IV del Tiempo Ordinario




Ciclo A

Introducción

Hermanos, la santa Misa es a la vez Banquete pascual y Sacrificio perfecto, pero más esto último que aquello. Muchos pueden ser los banquetes, y entre ellos, el primero es el eucarístico. Pero el Sacrificio de redención es uno solo. Y Dios nos concede la gracia de celebrarlo en el aquí y ahora de nuestra historia.
Contemplemos a Cristo que se inmola, aunque ya no sufra. Él, Eterno Hijo de Dios, manifiesta su servicio más humilde, el de la redención, convirtiéndose en Siervo del hombre, en su sentido más pleno y profundo" (Cf. San Juan Pablo II, Carta a los sacerdotes, n. 7. Jueves Santo de 1995).

Que esta celebración sea una oportunidad para darle gracias y para unirnos a Él en una sola ofrenda al Padre.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Sof. 2, 3; 3, 12-13

En la humilde búsqueda del Señor y en la confianza puesta en Él se halla el secreto de la verdadera paz y la esperanza de la salvación.

Segunda lectura: I Cor. 1, 26-31

Todo lo que somos y poseemos se lo debemos al Señor. Es lo que nos enseña el apóstol Pablo quien, desde la conversión, siempre fue consciente de su pequeñez y debilidad, por lo que se abandonó en las manos de Dios.

Evangelio: Mt. 4, 25_5, 12

Nos enseñaba san Juan Pablo II que "las bienaventuranzas son como el retrato de Cristo, un resumen de su vida, y por eso se presentan también como un ´programa de vida´ para sus discípulos" (Homilía en el Hipódromo de Monterrico, Perú, 02/02/85). Que el santo Papa polaco nos ilumine desde el Cielo, para que esta sea una realidad en nosotros.

O bien:
 
Las bienaventuranzas son la carta magna de los hijos de Dios que, aun reconociendo su debilidad, se esfuerzan por ser fieles a los Mandamientos.

Oración de los fieles

Las siguientes preces, con las necesarias adaptaciones, están tomadas de la Santa Misa de Clausura de la XII Jornada Mundial de la Juventud, presidida en el Hipódromo de Longchamp (París) por San Juan Pablo II el 24 de agosto de 1997:

Alrededor de la Mesa eucarística, se realiza y se manifiesta la armoniosa unidad de la Iglesia, misterio de comunión misionera en el que todos se sienten hijos y hermanos, sin excepción ni diferencia de raza, lengua, edad, ambiente social y cultura. Enriquecidos por esta comunión con Cristo, abramos nuestros corazones al mundo entero y expresemos las súplicas y las esperanzas de todos aquellos que buscan la paz y la salvación:

R. Señor, ten piedad.

O bien:

R. Escúchanos, Tú que eres siempre fiel.

-En una época de grandes transformaciones, en la que vemos el declinar de las idiologías que parecían resistir a la usura del tiempo, la humanidad se encuentra a menudo incierta, confusa y preocupada:

+Recemos para que la Iglesia, en todas las regiones de la Tierra, sea el lugar en el que todo hombre que busca, pueda encontrar en Jesucristo al Maestro y al único Salvador del mundo. R.

-A menudo nos encontramos frente a las barreras de la superficialidad y del miedo, frente a la tentación del subjetivismo salvaje y de una vida resignada:

+Recemos por todos los jóvenes del mundo, para que busquen con generosidad la verdad, el bien y la justicia, y para que se comprometan en la construcción de un mundo que sea reflejo de la belleza y del amor de Dios. R.

-Jesús vive a nuestro lado; está en los hermanos que comparten nuestra vida cotidiana; su Rostro es el de los pobres, de los marginados y el de todos los que son víctimas de un falso modelo de desarrollo:

+Recemos  para que, viendo esas numerosas formas de pobreza, sepamos reconocer en ellas la presencia de Cristo sufriente y a acoger en el pobre al Señor que nos enriquece para toda la eternidad. R.

-Jesús está presente allí donde el corazón humano se abre al amor generoso y sincero, en especial donde el amor se vive en la Iglesia doméstica:

+Recemos para que nuestras familias sean el lugar de una experiencia auténtica de la presencia y de la acción de Cristo Salvador. R.

-Jesús es un amigo exigente que nos indica las cimas elevadas; nos pide salir de nosotros mismos para ir a su encuentro y confiarle enteramente nuestra vida:

+Recemos para que los jóvenes tengan la valentía de vencer el miedo y pongan totalmente su vida al servicio del Evangelio, a fin de manifestar al mundo entero el Rostro y el Corazón de Cristo. R.

Oración conclusiva

"Vuelve la mirada, Señor, sobre tu pueblo, y haz que la Iglesia sea para todos los hombres el signo visible y eficaz de salvación que nos das en tu Hijo muerto y resucitado, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén".

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:
 
"Oh, Dios, que has prometido a los pobres y a los humildes la alegría de tu Reino, haz que la Iglesia no se deje seducir por los poderes del mundo, sino que a semejanza de los pobres del Evangelio, siga con fe a su Esposo y Señor, para experimentar la fuerza de tu Espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".



Ofertorio

"Dios eterno, recibe el sacrificio de mi vida a favor del Cuerpo místico de la santa Iglesia. No tengo otra cosa que darte si no es lo que tú me has dado a mí".

En el momento del ofertorio, hagamos nuestras estas palabras que santa Catalina de Siena pronunció en su lecho de muerte, para que Dios reciba con agrado los dones que Le presentamos y acepte junto a ellos la ofrenda de nuestra vida.


Comunión


La Eucaristía es el "Manjar de las bienaventuranzas" porque nos da fuerzas para hacer de ellas una norma de vida y se convierte en el cumplimiento adelantado de las promesas del Señor hechas en el Sermón de la montaña.


Despedida


Al concluir la celebración, asumamos el compromiso de vivir el evangelio de las bienaventuranzas y de ser heraldos de él en los lugares adonde Dios quiera enviarnos.


23 de enero de 2017, conmemoración de san Ildefonso de Toledo, obispo. Entrada dedicada a él.

domingo, 22 de enero de 2017

Prefacio propio de San Juan Bosco, presbítero

 Resultado de imagen para san juan bosco



PREFACIO

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo darte gracias,
y deber nuestro glorificarte,
Dios grande y misericordioso,
por Cristo, tu Hijo y Salvador nuestro.

Porque tú, Padre de amor eterno,
suscitaste en la Iglesia a san Juan Bosco
como amigo, hermano y padre de los jóvenes,
para conducirlos por el camino de la salvación.

Él, con mirada profética hacia los tiempos nuevos,
los preparó para afrontar la vida
con honesta sabiduría y una fe rica en obras.

Y, movido por tu Espíritu,
dio origen a una gran familia
para continuar por toda la tierra
su misión de maestro y de padre.

Por eso, nosotros,
congregados en asamblea de fiesta,
te cantamos un himno de adoración y alabanza,
y unidos a los ángeles y a los santos
proclamamos sin cesar el himno de tu gloria.

Santo, Santo, Santo…


(Del Misal propio de
la Sociedad de San Francisco de Sales y el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora).


22 de enero de 2017, domingo III del Tiempo Ordinario. Entrada dedicada a san Juan Bosco, padre y maestro de la juventud, en el primer día de su novena.

viernes, 20 de enero de 2017

Prefacio propio de los santos Esteban, Roberto y Alberico, abades


 


PREFACIO 

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
 

 
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.

Porque has llamado a los santos abades 
Roberto, Alberico y Esteban, 
inflamados por un mismo amor, 
a la imitación de Cristo pobre, 
y los hiciste padres y maesstros 
de una multitud de hijos 
en la esccuela del servicio divino.
 
Por eso, nosotros, 
mientras seguimos el camino que nos enseñaron, 
en unión con la Jerusalén celeste 
y con la Iglesia peregrina en la Tierra, 
te alabamos llenos de alegría diciendo...


(Del Misal propio de la Orden Cisterciense, que por ser sus fundadores, los celebra el 26 de enero con el rango litúrgico de "solemnidad").



20 de enero de 2017, memoria litúrgica de los santos Fabián, Papa, y Sebastián; mártires. Entrada dedicada a ellos y a los tres santos cistercienses.

Prefacio propio de San José Freinademetz


Resultado de imagen para san jose freinademetz



PREFACIO

Testigo del amor de Dios y de la misión de la Iglesia

 
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
 

En verdad es justo darte gracias
y es bueno cantar tu gloria,
Padre Santo, Dios rico en misericordia,
que has obrado la salvación del género humano
en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Tú nos concedes la alegría de celebrar la fiesta
(memoria) de San José (Freinademetz),
pastor según tu corazón
y evangelizador fervoroso del pueblo chino.


En su fe inconmovible
nos ofreces una segura luz para nuestros pasos;
y en su incansable caridad
nos señalas el camino evangélico
que une las razas, culturas y naciones.


Con serena fortaleza él abrazó la cruz,
confiando en el Corazón traspasado de tu Hijo,
del cual has hecho surgir la Iglesia,
Madre de nuevos pueblos
y protectora de los pequeños y de los excluidos.


Por esta señal de tu bondad,
unidos a los ángeles y a los santos
te cantamos con voz unánime
el himno de tu gloria:


Santo, Santo, Santo...



(Del Misal propio de la Congregación del Verbo Divino, de las Siervas del Espíritu Santo y de las Siervas del Espíritu Santo de Perpetua Adoración, fundadas por San Arnoldo Janssen. Lo celebran el 29 de enero con el rango litúrgico de memoria).


 

20 de enero de 2017, memoria litúrgica de los santos Fabián, Papa, y Sebastián; mártires. Entrada dedicada a ellos y a san José Freinademetz, en el primer día de la novena de este último.

miércoles, 18 de enero de 2017

Guion: Misa en acción de gracias por los 15 años

Resultado de imagen para virgen niña
 
 
Como no existe en los Misales un formulario de Misa en acción de gracias por los 15 años de una adolescente, cada vez que se hace necesario, el sacerdote puede elaborar uno mediante la adecuada selección de textos en atención a las circunstancias particulares del caso.
 
Para ello, debe tener en cuenta los siguientes puntos:

1. El tiempo y el día litúrgico.
2. El lugar.
3. Las particularidades de la quinceañera y de los demás participantes en la Misa.

A partir de estos puntos, se procede a la preparación de la Misa.

1. El tiempo y el día litúrgico
 
Nunca debe prepararse una Misa al margen de los tiempos litúrgicos ni, lo que sería peor, en contra de las características peculiares de ellos.
 
En las más grandes solemnidades del año, como las celebraciones del Triduo pascual, de la Natividad del Señor y las otras de precepto, procure evitarse todo aquello que no diga relación con ellas. Por eso, es preferible optar por otros días para incorporar a la Misa un motivo público de acción de gracias de un particular. Sin embargo, en casos excepcionales, el sacerdote podrá admitir en las preces una súplica por la quinceañera, e impartirle una bendición personal ante la asamblea al final de la Misa.

En general, se evitará siempre introducir en el sagrado rito cualquier elemento pagano o costumbre civil que no se contemplen en los libros litúrgicos (pronunciamientos de los fieles, proyecciones audiovisuales, entrega de regalos, cantos no litúrgicos y demás). Esto atentaría contra la suprema sacralidad de la Misa y convertiría la deseada acción de gracias en una ofensa a Dios.
 
En aquellos tiempos litúrgicos caracterizados por la austeridad, como el Adviento, y sobre todo, la Cuaresma, se evitará cualquier manifestación festiva en la celebración y se optará por la sobriedad y la moderación. La celebración podrá ser más festiva en los otros tiempos litúrgicos. Entiéndase "festiva" en cuanto solemne, a la luz de lo dicho en el párrafo anterior.

Respecto del día litúrgico, si se trata de algún domingo de los tiempos de Adviento, Navidad, Cuaresma o Pascua, o bien de una memoria obligatoria, fiesta o solemnidad, se respetarán íntegramente los textos fijados por la liturgia para esos días. En las ferias de estos tiempos, también debe preferirse el formulario de Misa previsto para cada día. En los domingos del Tiempo Ordinario, a juicio de la autoridad competente, alguna vez podrá reemplazarse la segunda lectura (solo ella) por otra, (también bíblica,  se entiende), que pueda parecer más adecuada a las circunstancias. 
En los días de feria del Tiempo Ordinario, el sacerdote podrá elegir con más libertad el formulario de Misa y las lecturas:
 
Así, podrá optar o por la Misa del día, o por una votiva (especialmente las marianas o inluso, la de la santa patrona de la quinceañera, cuyos textos se toman del "Común" correspondiente), o por una para diversas circunstancias. Normalmente se proclamará una sola lectura antes del Evangelio y se omitirán el Credo y el himno Gloria in excelsis. Es conveniente, no obstante, que haya un esquema de Oración de los fieles una de cuyas preces puede referirse particularmente a la quinceañera.

En cualquier tiempo o día que se celebre la Misa, el sacerdote puede impartir al final la Bendición solemne que más se adecue a la liturgia del día, o un Oración sobre el pueblo o la Bendición simple.
 
 2. El lugar

Ha de procurarse que toda Misa tenga lugar en una iglesia, capilla  oratorio en que habitualmente se celebre el culto y que esté, pos supuesto, aprobado por el Obispo del lugar. Sin la autorización de este, evítese elegir otro lugar.


3. Las particularidades de la quinceañera y de los demás participantes en la Misa
 
A los fines de una más apropiada selección de las partes de la Misa, se tendrá en cuenta si se trata de una adolescente que participe activamente en la vida parroquial o si, por el contrario, su asistencia es más bien circunstancial. Lo mismo vale considerar para sus familiares y amigos.
 
 
GUION

Ofrezco a continuación un modelo de guion para cuando esta Misa se celebra en alguna feria del Tiempo Ordinario. Puede fácilmente adaptarse a los otros tiempos y días litúrgicos, añadiendo al guion propio del día, algunos elementos del siguiente, a tenor de lo dicho más arriba:


 
Introducción 

La Santa Misa es la más perfecta Acción de gracias que pueda existir debido a que es el mismo Cristo Quien, la realiza cuando se inmola en el Altar, nos asocia a Sí y se ofrece al Padre en el Espíritu Santo. 
 
Por eso, hoy  junto a nosotros está aquí nuestra hermana N. Unida a Jesús, el manso Cordero, quiere agradecer al Padre de todo bien por los 15 años de vida que le ha dado, y encomendarle, por intercesión de María, (puede mencionarse la advocación propia del templo o lugar, o en su defecto, la de la devoción personal de la quinceañera), todo lo que queda de su peregrinación terrenal.
Adhiramos también nosotros a la sana alegría de N y participemos todos con fervor en esta Eucaristía de alabanza y gratitud. 
 

Liturgia de la Palabra 

Monición general para las lecturas, cualesquiera sean las que se hayan elegido:

Que nuestra alma sedienta beba ahora en el manantial límpido y benéfico de la Palabra de Dios, fuente de alegría y de lozanía espiritual. 
 

Oración de los fieles 

R. Rejuvenece nuestra alma, Señor. 

-Para que la Santa Madre Iglesia, que hace renacer a sus hijos por el bautismo, se alegre al verlos crecer en sabiduría y en gracia. R.

-Para que la voz del Santo Padre N, que guía el rebaño de la Iglesia, sea escuchada y acogida también por las ovejas de otros rediles. R.

-Para que los gobernantes y legisladores, que tienen bajo su responsabilidad la concordia de los ciudadanos, procuren promover una esmerada educación para los niños, adolescentes y jóvenes. R.

-Para que todos nosotros, que hoy  nos alegramos por los 15 años de N, tratemos de vivir el Evangelio de tal manera que ella quiera imitarnos. R.

-Para que N, que hoy ha acudido por propia decisión aquí en acción de gracias al Señor, experimente siempre la protección de la Virgen María, que es el único camino seguro hacia Cristo. R.

Oración conclusiva

"Dios, Fuente de todo don, acoge paternalmente las súplicas que brotan de nuestro corazón de hijos, y por la intercesión de santa María, la humilde Doncella de Nazaret, dígnate concedernos lo que con fe te pedimos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


Ofertorio 
 
Los padres y padrinos de bautismo de la quinceañera pueden llevar al Altar las ofrendas de pan, vino y agua. La adolescente puede presentar un ramo de flores, que luego ofrecerá a la Virgen. 

Junto al pan y al vino, como rosas cuyo aroma agrada al Creador, ofrecemos al Señor los 15 años de N.


Comunión 
 
El sacerdote le da a la quinceañera la Comunión bajo las dos especies, y si lo cree oportuno, también a sus padres y padrinos

"Eucaristía" significa "acción de gracias". Comulgar el Cuerpo y la Sangre del Señor es experimentar cuánto nos ama, y, dando gracias, pedir amarlo cada día más.
 

Consagración a la Virgen 

Terminada la "Oración después de la Comunión", la quinceañera puede consagrarse a la Virgen con esta plegaria u otra semejante:

"Santísima Virgen María, doncella humilde de Nazaret, a mi edad, acogías en tu seno inmaculado al mismo Dios hecho hombre, nuestro Señor Jesucristo. 
Concédeme experimentar un gozo semejante al tuyo cada vez que Lo reciba como Pan del Cielo. 
Por medio de ti a Él le consagro estos 15 años y todos los otros que quiera regalarme.
Madre amorosa, hazme comprender que sin Jesús nada tiene sentido y que sólo unida a Él seré plenamente feliz.
Virgen Madre, no me sueltes de tu mano nunca; bendíceme a mí y a los que amo. Amén".

Y deposita las flores ante la imagen de la Santísima Virgen.
 

Despedida 

El Dios de la Vida nos ha vuelto a demostrar sus prodigios. Que cada latido de nuestro corazón sea una melodía de gratitud y alabanza hacia Él. 



18 de enero de 2017, conmemoración de santa Prisca, mártir. Entrada dedicada a ella.
 

Resultado de imagen para santa prisca martir

martes, 17 de enero de 2017

Guion: Domingo III del Tiempo Ordinario


Resultado de imagen para icono  pescadores de hombres


Ciclo A

Introducción

El misterio de Cristo, Palabra encarnada y proclamada, Cordero inmolado y ofrecido, nos reúne nuevamente en este día, el más santo de la semana, porque pertenece de modo especial al Señor.
Que el Espíritu Santo abra nuestro entendimiento a la importancia de la santificación del domingo en orden a la eterna salvación de nuestras almas y a la construcción del Reino de Dios, un Reino que ya está entre nosotros en la Persona de Jesús, y del que participaremos plenamente en la eternidad.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Is. 8, 23b_9, 3

El Mesías de Dios es la "gran Luz" divisada por el pueblo de la antigua alianza, "que caminaba en tinieblas".

Segunda lectura: I Cor. 1, 10-14. 16-17

El apóstol Pablo hace un llamamiento a la unidad y a la concordia de los corintios. La perenne actualidad de la Palabra de Dios nos hace hoy destinatarios de esa exhortación.

Evangelio: Mt. 4, 12-23

Jesucristo deja su vida privada y oculta "para entregarse al compromiso total de una vida gastada por todos hasta el supremo Sacrificio de Sí". (San Juan Pablo II, homilía, 25/01/81).

O bien:

Como los discípulos, dejémonos fascinar por la Luz secreta que emana del Salvador Jesucristo (Ídem), y respondamos con generosidad a su invitación a seguirlo.

O bien:

"El evangelista san Mateo, que nos acompañará durante todo este año litúrgico, presenta el inicio de la misión pública de Cristo. Consiste esencialmente en el anuncio del Reino de Dios y en la curación de los enfermos, para demostrar que este Reino ya está cerca, más aún, ya ha venido a nosotros". (S.S. Benedicto XVI, Ángelus, 27/01/08).

O bien:

Jesucristo nos revela "el Rostro del verdadero Dios, el Dios cercano, lleno de misericordia hacia todo ser humano; el Dios que nos da la vida en abundancia, su misma vida" (Ídem).


Oración de los fieles

Las siguientes preces, con las necesarias adaptaciones, están tomadas de la santa Misa en el Jubileo de los encarcelados, presidida pr el Papa Francisco en la Basílica de San Pedro, en el marco del Año Santo de la Misericordia, el 6 de noviembre de 2016:

El Señor es fiel y nos custodia del Maligno. Con confianza elevémosle nuestras súplicas:

R. Te rogamos que nos oigas.

-Da, Padre, a la Iglesia, el Espíritu de verdad: que anuncie a todos con franqueza a Jesús vivo y resucitado. R.

-Dirige, Padre, los proyectos de los políticos: que el Espíritu de caridad los oriente para servir a la dignidad de toda persona. R.

-Consuela, Padre, a los cristianos perseguidos: el Espíritu de la fortaleza los sostenga en la paciencia de Cristo. R.

-Reafirma, Padre, el mutuo amor de los esposos cristianos: el Espíritu de fidelidad los custodie en la verdad de la alianza nupcial. R.

-Cura, Padre, las heridas de los encarcelados: el Espíritu Creador genere en ellos una vida nueva y llena de esperanza. R.

Oración conclusiva

"Escucha, Padre, la oración de tu Iglesia, y líbranos de las cadenas que aprisionan nuestro corazón y  nuestra vida. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Oh, Dios, que has fundado tu Iglesia sobre la fe de los apóstoles, haz que nuestra comunidad, iluminada por tu Palabra y unida por el vículo del amor, llegue a ser símbolo de salvación y esperanza para todos aquellos que desean pasar de las tinieblas a la luz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


Ofertorio

¡Cuántas veces habremos observado la presentación del pan y del vino en la Misa! Pero quizás no siempre fuimos conscientes de que con este rito la Iglesia nos enseña a hacer de cada instante de nuestra vida una ofrenda, y de unirla al Sacrificio de Jesús. Con tales sentimientos, participemos espiritualmente del ofertorio de esta Misa.

 
Comunión

Jesús Eucaristía está ante nosotros. "Él se abaja a todo, admite todo, se expone a todo —a sacrilegios, a blasfemias, a la frialdad de la indiferencia de tantos—, con tal de ofrecer, aunque sea a un hombre solo, la posibilidad de descubrir los latidos de un Corazón que salta en su Pecho llagado". (San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Homilía Sacerdote para la eternidad", 13-04-1973).

La Iglesia nos entrega a Dios como Alimento. Que nuestra alma sea un santuario agradable al Señor.
 

Despedida

Somos privilegiados. Ya no caminamos en tinieblas. La Luz verdadera, que es Cristo, ilumina nuestro peregrinar hacia la vida en plenitud que solo Él puede darnos porque es Él mismo.

  

17 de enero de 2017, memoria litúrgica de San Antonio, abad. Entrada dedicada a él.


 

lunes, 16 de enero de 2017

Prefacio propio de San Pablo, apóstol


Resultado de imagen para san pablo apostol



PREFACIO

V. El Señor esté con ustedes.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor. 


V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. 
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario, 
es nuestro deber y salvación, 
alabarte, Señor, de todo corazón 
en el glorioso triunfo del Apóstol Pablo: 

Él se regocijó como valiente, 
recorriendo los caminos del mundo, 
para anunciar a Cristo crucificado a todos los pueblos; 
y el que decía: "No soy yo el que vive, 
sino que es Cristo el que vive en mí" 
completó su vida con el esparcimiento de su sangre,
llevando a plenitud en sí mismo lo que faltaba 
a los padecimientos de Cristo.

Por Quien los ángeles adoran tu majestad y 
se alegran eternamente contemplando tu rostro. 
Permítenos Señor, unirnos a sus voces 
cantando con alegría:

Santo, Santo, Santo...

(De la Orden barnabita, fundada por san Antonio María Zaccaría, y de la Familia Paulina, fundada por el beato Santiago Alberione, que celebran la "Conmemoración de san Pablo Apóstol", el 30 de junio, luego de la solemnidad conjunta con Pedro del 29).


16 de enero de 2017, lunes de la II semana del Tiempo Ordinario.
Primer día de la novena de la Conversión del apóstol san Pablo.